El sistema sueco y cubano de combatir el Coronavirus da resultados

El mundo ha encontrado diferentes formas de enfrentarse a las pandemias. Suecia y Cuba han pasado por varias y tienen experiencia en cómo lidiar con estos problemas y por esto han optado por cuarentenas controladas, sin limitar las libertades de los ciudadanos…

El sistema sueco y cubano de combatir el Coronavirus da resultados

El mundo ha enfrentado cinco pandemias letales a lo largo de su historia: viruela, sarampión, gripe española, la peste negra y el VIH. La más letal de todas ha sido la viruela, que ha provocado más de 300 millones de muertes, aunque a día de hoy ya se cuenta con una vacuna, como sucede con el sarampión, causante de aproximadamente 200 millones de muertes. Mientras, el virus conocido mundialmente como “gripe española” de 1918 mató, en solo dos años, entre 50 y 100 millones de personas. La bacteria “Yersinia pestis” fue la causante de la epidemia de la peste negra que asoló a Europa a mediados del siglo XIV. Este bacilo se transmitía mediante piojos y pulgas que habitaban en seres humanos y roedores. La bacteria causó la muerte de 50 millones de personas.

El mundo ha encontrado diferentes formas de enfrentarse a las pandemias. Suecia y Cuba han pasado por varias y tienen experiencia en cómo lidiar con estos problemas y por esto han optado por cuarentenas controladas, sin limitar las libertades de los ciudadanos.. Estos países, como otros Estados rodeados por el mar, como Países Bajos y Gran Bretaña, ha sido históricamente intolerante a las políticas de cuarentena, en contraste con naciones con grandes extensiones terrestres. Además, en Suecia no pocos consideran que las prácticas del aislamiento y el control ejercido por las fuerzas represivas (militar, policial) son despóticas y se oponen a valores como la libertad y las ganancias personales y Cuba ha adoptado medidas muy similares con muy buenos resultados.

Pero vamos a analizar el comportamiento de los suecos que se puede considerar contra corriente. En los primeros conflictos médicos, a inicios del siglo XIX, Suecia optó por la cuarentena. En 1806, ante la expansión de la fiebre amarilla, Suecia hundió los barcos considerados “infectados” y colocó a observadores cada tres millas en la costa para vigilar e impedir el atraco de barcos “sospechosos”. Los pacientes recibieron continuos baños en vinagre y les afeitaron la cabeza. Luego, en 1831, frente al cólera, los suecos volvieron a implementar la cuarentena. Las autoridades prohibieron la importación de una larga lista de productos, los barcos no podían atracar. Las escuelas quedaron cerradas, los mercados fueron prohibidos y los entierros se realizaban en áreas separadas de los cementerios.

Hasta esa fecha, Suecia, que era una monarquía centralizada, fue uno de los países pro cuarentena para enfrentar las enfermedades. Todo comenzó a cambiar en 1834, cuando los doctores comprendieron que el cólera no se transmitía de “hombre a hombre”. Después, cuando la viruela golpeó a Suecia, allí prefirieron acudir a los tratamientos emergentes, como la homeopatía y la hidroterapia.

Ante la sífilis, los suecos adoptaron medidas profilácticas. Este país fue de los primeros en Europa en regular la prostitución e introdujo la revisión médica a las prostitutas y comenzó a multar a los clientes. En 1918 quedó abolida la prostitución allí.

Luego, ante la fiebre española, Suecia tuvo cifras muy inferiores a las de otras naciones. Un tercio del país quedó infectado y hubo 34 500 muertes, pero la letalidad solo fue del 1,8%. Esta inmunidad lograda en la historia puede haber inspirado al actual gobierno sueco para lidiar con la actual crisis del coronavirus.

Moraleja: limitar las libertades personales no vence a las enfermedades y hunde las economías provocando al final muchas más muertes.

backlink_es_240x300

Paraisos_fiscales_240x300




¿Necesita una consulta sobre este tema?

Reserve

Advertencias de riesgo
Los puntos de vistas y opiniones expresadas en el sitio y están sujetas a cambios según las leyes, el mercado y otras condiciones. Las informaciones proporcionadas no constituyen un aviso legal y no se debe confiar en ellas como tales. Todos los materiales se han obtenido de fuentes que se consideran confiables, pero su precisión al momento de la lectura no es garantizada. No existe representación o garantía en cuanto a la exactitud actual ni la responsabilidad por las decisiones basadas en dicha información.

Soporte

Caporaso & Partners Law Office
Avenida Samuel Lewis, Torre Omega, suite 5D.
Panamá.

General: [email protected]

Teléfonos
Italia: +39 (06) 993357861
España: +34 (93) 1845787
Panamá: +507 8327893
Panamá: +507 8339512
Estados Unidos: +1 (305) 3402627

SMS
Italia: +39 3399957837
Panamá: +507 68263130

Urgencias:
+507 8339512

Servicio al cliente desde
08:00 - 17:00 (Español, inglés e italiano)